Siéntete natural.

12. may., 2021

BIodinámica craneosacral

Dentro de tí, hay voces que te muestran tu esencia, en cada momento. Muestran sin conocer si podrás, si sabrás escuchar, ¿quieres aprender? Podemos acceder a ellas a través del cuerpo, de tus sensaciones sentidas en él, en este momento. Esas sensaciones, guardan ocultas emociones, experiencias vivdas, deseos, ilusiones, que dan forma a tu esencia y que necesitan ser sentidas, cobrar vida para poder trasmitirte la máxima expresión de salud, a tu cuerpo, a tu mente, a ti.

A través de una relajación, de una parada en el va y ven de nuestros días, de una atención enfocada en tí, puedes descubrir tus voces internas, y si tu quieres, podemos prestarle la atención que te apetezca en ese momento. Pueden expresarse simplemente con una sensación paz interna, una escucha a tu salud intrínseca.

Puede parecer como algo muy profundo en el cuerpo, como que para llegar a esa sensación que te describo se necesitara algo extra normal y realmente lo és. Ya es algo extra normal que paremos, que nos dediquemos esa atención incluso quizás ya te resulta complejo simplemente sentir tu cuerpo, ese vehículo que te ayuda a sentir la vida, a vivirla.

En ocasiones resulta más sencillo acceder a tus voces internas, através de un contacto físico, un masaje suave relajante, que te ayude a tomar conciencia de tu piel, que te dan otras manos al tocarte y a partir de ese reconocimeinto de la piel , de centrarte mente en ti, desde ahí se puede ir escuchando de la piel hacia adentro, si tu quieres...

 

Yolanda Cortell Calvo. Terapeuta Biodinámica craneosacral.

2. nov., 2020
Parece que hay una fuerza que arrasa con todo, con lo que hacemos, con nuestras cosas, con nuestros planes, el camino por donde andábamos, una fuerza que rompe la forma en la que vivíamos la vida... Quizás ponemos nuestras fuerzas, nuestra atención e intención en poder parar esa fuerza que arrasa... y así nuestras fuerzas se debilitan y si observamos podemos ver que esa fuerza, que en el presente está moviendo al mundo entero, sigue con toda su inercia a máxima potencia. ¿Has sentido esto durante los pasados meses? Fíjate al fondo del tornado hay luz, ahora tu eres libre de decidir hacia donde quieres mirar, dirigirte, poner tu atención e intención... Siempre sale el sol, las cosas pueden cambiar de forma, los planes quizás cambien de color, pero si tu quieres podemos observar como solo son cambios y si quieres profundizar un poquito más tu mirada, incluso puedes ver mucha luz en esos cambios...
Nosotros seguimos aquí, cara a cara, sea a través de una pantalla o en el rincón que la vida nos está dejando compartir con vosotros, nuestro centro de relajación, donde si tu quieres, te ayudamos a que no pierdas la luz, de vista.
16. dic., 2019

Como cada año te quiero desear una !!! feliz Navidad ¡¡¡.

Y quiero invitarte a una reflexión. ¿ Te has preguntado alguna vez el significado de Navidad?.

Son innumerables las ocasiones en que repetimos esta misma expresión, pero muy escuetas las que lo hacemos de corazón y evocando su significado. Y si lo piensas es normal. Nos hemos quedado en el aspecto mas superficial de la expresión, lo cual es totalmente comprensible dado que en esta sociedad tan materialista en la que vivimos le damos mucha importancia a lo superficial. Por consiguiente en estas fechas tan señaladas estamos invadidos de estímulos que nos alienan y arrastran nuestros sentidos hacia el exterior. Por consiguiente nos vemos sorprendidos casi sin darnos cuenta por coloridas luces, objetos decorativos navideños, artículos y mas artículos con los que poder apagar nuestro deseo irrefrenable de comprar y regalar la felicidad a nuestros seres mas queridos y a nosotros mismos.

Te sugiero que reflexiones durante unos instantes lo que significa para ti la Navidad.

Si lo piensas bien es curioso que a demás de convertirnos en compradores compulsivos, en estas fechas el corazón se abra, también es curioso que estemos más predispuestos a empatizar con los compañeros, a ayudar a los mas necesitados, a respetar y aceptar incondicionalmente a nuestros seres queridos. ¿No te parece curioso?.

Y es que… Si indagamos un poco en el verdadero significado de la palabra “Navidad”, veremos que proviene del Latín “Nativitate”,que significa “ Nacimiento de la vida para ti”. Con lo cual al utilizar esta expresión estas deseando que ese ser al que se la dedicas vuelva a nacer en vida.

Que la vida nazca en ti tiene muchos significados, pero sin duda alguna para mi tiene que ver con el despertar de la conciencia, ten en cuenta que según los vedas, los textos sagrados hindúes mas antiguos, la conciencia es luz y esta conciencia en el proceso de conocerse a si misma es la creadora de la vida de todo lo que conocemos.

Así que cuando le deseas Feliz Navidad a un ser cercano realmente le estas invitando al despertar de su concienca, a que sea un ser mas lúcido, a ser mucho mas consciente “Desde el corazón”, ya que en este espacio del corazón según la tradición del Yoga es donde reside el “Atma Joytir”, o “La luz del ser”.

Tal vez toda la cantidad de decoraciones navideñas, y por supuesto las luces, pretendan ser una evocación a ese sentimiento del despertar de la luz en el ser humano. No es casualidad entonces que estemos atravesando la semana con los días mas cortos del año, con menos luz y que utilicemos toda esta iluminación en el propósito de “iluminarnos”.

Pero si lo piensas bien ya estamos “iluminados” solo que no nos acordamos.

“Feliz Navidad” quiere recordarte que ya eres luz y quiere hacer que te des cuenta, quiere que vuelvas a nacer de la luz, que recuerdes quien eres. Y ese también querido amigo es el propósito del Yoga.

Yoga significa unión, unión de todos los aspectos del ser humano, no solo el cuerpo sino la mente, con sus emociones y por supuesto nuestra conciencia. También tiene mucha relación con la palabra Religión. No con el sentido dogmático que concierne a las organizaciones religiosas . Religión etimológicamente proviene de“Religare” que significa volver a unir.

Se acerca el solsticio de invierno, el día con menos luz del año. Y a partir de este momento comienzan a alargarse los días teniendo progresivamente mas luz. También se acerca la celebración del nacimiento de Jesús, como uno de los días mas lúcidos de la existencia humana. Según los textos sagrados Jesús (que fue un gran Yogui), al igual que Krishna, nacieron el día 25 de Diciembre, en años distintos si, pero el 25 de Diciembre . Y en sendas religiones se les considera metafóricamente como los que traen la luz.

Así que no es de extrañar que invadidos por esta oscuridad y frio que se cierne sobre nosotros en esta fecha del año uno se acuerde de familiares y amigos y necesite estar cerca de ellos para disfrutar del calor y la luz que nos envuelve con su presencia.

Puesto que te considero ante todo mi gran amigo quiero desearte de todo corazón y esperando que seas consciente de todo lo que significa .

¡FELIZ NAVIDAD!

6. mar., 2019

Cuando hablamos del pasado, entendemos que es en nuestro pasado donde ponemos nuestra la atención. ¿pero y el pasado anterior a nosotros? ¿Nos sigue acompañando en nuestro presente?

Durante una sesión de  Biodinámica craneosacral, con la ayuda del facilitador podemos descifrar algunos de los patrones que nos acompañan durante toda la vida y sentimos que nos limitan a la hora de avanzar o conseguir alguna meta, ilusión, deseo…Podemos mediante la escucha darnos cuenta de si es ese patrón es nuestro o ya se expresaba en alguno de nuestros padres o abuelos. Muchas veces lo etiquetamos con un “es que yo soy así y nunca he podido con esto” o “nunca he sido capaz de…”o” es que en mi familia nunca nadie ha conseguido…” Bueno pues esto además de tener una raíz de aprendizaje y tradiciones culturales, costumbres familiares tiene un origen en el ADN. Es algo que heredamos genéticamente y que nos acompaña toda la vida con la esperanza de poderse resolver. De alguna forma la historia de nuestros antepasados queda registrada en nosotros de forma inconsciente y se manifiesta generación tras generación para poderse liberar.

Voy a contar una historia personal reciente. Hace unas semanas pude averiguar escuchando las historias que mi abuelo me cuenta de cuando era niño, de donde viene mi miedo y respeto que compartimos mi hijo y yo, cuando vamos a un parque de atracciones, sobre todo al observar las atracciones más atrevidas. Descubrí que cuando él era niño fue a una feria y estando subido, una de las atracciones falló y un vagón calló demasiado deprisa repercutiéndole seriamente en una de sus piernas durante toda su vida. Puedo observar la tranquilidad que transmite a las mujeres de mi familia tener las neveras abarrotadas de comida porque entiendo que mi abuela tuvo una infancia ambientada en la posguerra, donde el  hambre predominaba en sus días.

No solo se pueden observar patrones en ti o en tus descendientes o antepasados digamos de carácter limitante. Puedes observar como el abuelo se distraía jugando con la pintura, copiando paisajes, y como eso se expresa generación tras generación con la misma fuerza con el propósito de que algún individuo del árbol, la escuche y desarrolle satisfactoriamente esta forma de arte y expresión como algo protagonista en su vida.

La quietud, las pausas, la escucha que te facilita la Terapia Biodinamica craneosacral pueden facilitar la observación de toda esta memoria y seguir observando, preguntando, indagando en tu día a día para poder trabajar aspectos concretos en consulta. Se puede volver consciente información del inconsciente guardada pero latente y viva en tu presente, puedes darte cuenta y desde ahí trabajar con el material resurgido con la intención que convenga en ese momento.

El facilitador es capaz de leer el mapa del origen de los patrones y con la escucha de estos a través de la resonancia hace que el paciente también pueda ser capaz de leerlo, utilizando las herramientas terapéuticas disponibles para facilitárselo.

 A continuación adjunto un artículo que me parece muy interesante referido al tema que estamos tratando y he sentido conveniente añadirlo para aclarar algunos conceptos de la información transgeneracional.

 

Yolanda Cortell Calvo. Acompañamiento terapéutico con Biodinámica craneosacral y distintas terapias naturales.

 

 Artículo adjunto.

Transgeneracional: La influencia de los antepasados en nuestras vidas

“Aquello que no se hace consciente, se manifiesta en nuestras vidas como destino.”

C. G. Jung

El estudio del Transgeneracional (se refiere a aquello que nos une con generaciones que no hemos conocido) pretende llevar a la luz los programas inconscientes que mantienen a las personas presas por los lazos familiares que se van transmitiendo de generación en generación en un mismo clan.

Estos programas familiares (creencias, juicios, secretos, lo no dicho, las memorias dolorosas, los silencios, conductas conflictivas, etc.) son heredados por los descendientes del clan y predeterminan su comportamiento de forma automática.

En la actualidad existen varias teorías científicas que permiten explicar cómo la información inconsciente de la familia se transmite de generación en generación.

La teoría del holograma, nos enseña que la información del inconsciente familiar queda guardada en la memoria del inconsciente familiar y en la memoria cerebral del individuo, en patrones de interferencia de ondas, lo que explica la vastedad de la memoria humana y del árbol genealógico. Así, cada miembro del árbol familiar tiene toda la memoria del inconsciente familiar y hay ciertos individuos en los que colapsan determinados patrones de interferencia, activándose ciertos programas, dando como resultados patrones de comportamiento que se encuentran ya expresados en sus ancestros.

El análisis del árbol genealógico, permite relacionar los comportamientos y situaciones conflictivas vividas por los ancestros con las de la persona que consulta. La toma de consciencia de estos programas permite a la persona observar estos patrones repetitivos y iniciar un proceso de liberación emocional y cambio de creencias. Así, la persona puede hacer el duelo de esos programas y liberar su inconsciente de la influencia de los mismos.

Cabe mencionar que el análisis transgeneracional trabaja con el árbol genealógico el cual refleja las memorias no expresadas por los ancestros en acontecimientos muchas veces incomprensibles para las personas. Estas memorias no expresadas forman una memoria muy potente reforzada por la necesidad de evitar la exposición a ciertos eventos que la persona siente como peligrosos o dolorosos.

Patrones como las creencias, los tabús o los perjuicios conforman una resonancia en el árbol familiar y por tanto en el inconsciente familiar, que determinará en futuras generaciones comportamientos ineludibles, como un programa que, por simple que sea, hace repetir las experiencias no integradas por nuestros antepasados.

Los hechos traumáticos no resueltos en el árbol se repiten en los descendientes porque es una energía no liberada. Es una información que se ha quedado a medias, congestionada en el inconsciente familiar.

La vida nos da una oportunidad para honrar a nuestros ancestros y sacar a la luz los hechos dramáticos no gestionados por los mismos para que, si así lo deciden, sus descendientes puedan gestionar sus vivencias de forma más sana, liberando el drama del inconsciente familiar (duelos no realizados, proyectos no terminados, deseos profundos frustrados, vidas no vividas).

Cuando estas memorias son sacadas a la luz de la consciencia, son liberadas. Toda esa información afecta al ADN (epigenética conductual) y se puede expresar en forma de enfermedades o comportamientos patológicos (físicas y mentales). 

Gracias al análisis transgeneracional, sale a la luz lo no dicho, la persona toma consciencia de estos programas, la resonancia queda liberada y por tanto también queda liberado el inconsciente familiar. Al hacer consciente esos programas, la persona no tiene que seguir reparándolos y puede abrazarlos libremente. 

En ciertos casos solo tomando consciencia ya se da una gran liberación y el programa se desactiva. En otros casos la desactivación ocurre mediante un proceso de aceptación (que no resignación). Es importante que una vez tomada la consciencia del programa, no luchar contra él, no negarlo, ni reprimirlo. Lo primero que se necesita tras la toma de consciencia es la observación sin juicio del programa en su día a día, ir entendiéndolo, mandando comprensión al programa. Retirándole nuestra energía mediante la observación sin juicio.

Cabe recalcar que lo inconsciente aspira inevitablemente a irrumpir a nuestras vidas. Es una ley ineludible del inconsciente biológico. Así el contenido inconsciente de la mente va siendo expresado irremediablemente a lo largo de nuestra vida.

Este hecho puede ser utilizado de dos formas contrapuestas dependiendo de la decisión que tomemos en cada instante. Nuestra voluntad puede apostar por el conflicto o podemos elegir la Paz.

Por tanto ante un mismo acontecimiento, podemos decidir ser víctimas inconscientes de estos programas e ir reaccionando a lo que ocurre como autómatas. O bien, podemos observar sin juicio lo que ocurre en  nuestra vida y tomar consciencia de los patrones repetitivos que se van dando en ella, liberándonos de los mismos mediante un acto de responsabilidad y de toma de consciencia.

Por tanto, toda situación puede servir para reaccionar y seguir presos de nuestros condicionamientos heredados, culpando quizás a la vida o a nuestra familia por nuestro sufrimiento o bien puede servir para mirar hacia adentro, comprender, amar y liberarnos.

Al liberarnos de estos patrones reactivos, estamos liberando el inconsciente de todo el árbol familiar y por ende el inconsciente de la humanidad. Estamos sanando la mente humana.

No hay otra forma de “salvar al mundo” que liberar la mente de todo patrón conflictivo condicionado.

Una mente libre de pasado Ama y la gratitud lo transforma todo.

 

Autor: Llorenç Serra.

 

 

 

27. feb., 2019

 

Presencia, intención, resonancia, escucha y pausa. Todo esto nos puede servir como guía para poder acompañar un proceso traumático tanto en nuestra propia persona, como en los demás. En Craneosacral Biodinámica utilizamos estos recursos para poder llevar a la persona necesitada, a un estado de calma desde donde seguramente le será más sencillo organizar sus ideas, emociones, organismo…

PRESENCIA

 La presencia del facilitador consiste en buscar un estado meditativo pero sin aislarse de la situación en la que está, es decir sin disociarse del otro, es más todo lo contrario. El facilitador entrenado está presente en el cuerpo y ser del otro, observando sus propios pensamientos y dejándolos ir, para poder prestar la máxima  atención posible al que llamaremos paciente o persona solicitante de nuestro apoyo. Está presente a las sensaciones que percibe del paciente ya sean del tipo de que sean; puede percibir emociones, tirones fasciales, distorsión en la colocación de un hueso queriendo recolocarse sin conseguirlo, historias antiguas… todo un mapa que si el facilitador consigue estar atento le puede marcar la mejor ruta para poder acompañar al paciente de la mejor de las formas, de la marcada por su cuerpo.

 

INTENCIÓN

El facilitador antes de trabajar con el paciente, se prepara, alcanzando un estado meditativo como explicábamos antes y además con una intención.

Hay una intención en seguir el mapa que te muestra el cuerpo, una intención de colaboración, de apoyo, de soporte, de un “estoy aquí”, puedes confiar, por supuesto desde el corazón. El cuerpo del paciente escucha esta intención y entonces si siente sinceridad, entonces despliega el mapa para que podamos leerlo. Desde la Terapia craneosacral hay una intención de respeto hacia el cuerpo, de no invasión, de no sentirme mayor que la sabiduría corporal, de ser un apoyo para que el cuerpo pueda utilizarlo para poder resolver de la forma que él considere que es mejor en ese momento con las condiciones actuales.

Para mí, la intención es algo que es creado por la mente y la mente para mí es energía. La mente funciona  a través de reacciones químicas y eléctricas. Esto para mí entender, desprende ondas energéticas hacia el exterior al igual que el corazón y esto afecta directamente y no puede ser de otra forma más que positivamente en el paciente, que recibirá lo que solo del corazón puede salir que es compasión y amor y desde la mente la intención de ayuda, de apoyo, de estoy aquí para ti. Con todo esto el cuerpo del paciente reacciona, se afloja, confía, te cuenta.

 

RESONANCIA

El facilitador se prepara para trabajar centrándose en sus ejes, central, su columna, sus dimensiones, delante, detrás, arriba, abajo… haciendo esto, hacemos que ese estado que conseguimos en nosotros, resuene en el paciente y de algún modo también estemos colaborando a que se centre su cuerpo también. Al centrarnos en la columna, nos estamos centrando en algo que desde la craneosacral biodinámica y en muchas culturas es muy poderoso. Desde nuestro entender ahí sumergido y balanceando al líquido cefalorraquídeo reside la salud inherente del cuerpo, el aliento de la vida, la potencia, la fuerza que empuja los tejidos hacia un estado de equilibrio, así que la resonancia también está colaborando con el paciente desde antes de empezar con el contacto con su cuerpo, ya que todo esto también existe en él y es como recordarle, “mira ¿recuerdas los potentes recursos que tiene tu cuerpo?” y de esta forma se pone en marcha su sistema de autorregulación, siendo potenciado por la resonancia de nuestra preparación.

 

Sabemos que la resonancia, como hablamos en el tema dedicado a ella, puede hacer surgir experiencias que el terapeuta ha resuelto y resuenen en el paciente porque las tiene pendientes de resolver, esto nos hace deducir que cuanto más se revise el facilitador, más profundice en su desarrollo personal más historias podremos acompañar. Es como que el  cuerpo del paciente sabe que herramientas puede utilizar de ti, facilitador, para sanar algo que falta resolver en él.

También podría ocurrir que acompañando a un paciente alguna historia de él resonara en nosotros la tenga resuelta o no, nuestro trabajo ahí como facilitadores es darnos cuenta, utilizando la presencia, y dejarnos ese tema para trabajárnoslo en otro momento y si nos vemos desbordados, guiar la sesión en otra dirección o permitirnos el finalizarla ahí.

ESCUCHA Y PAUSA

Durante una  sesión el facilitador gracias a los recursos anteriormente nombrados, puede estar en un  estado de escucha hacia el paciente y hacia a él mismo, para observar donde está en cada momento si está aquí o en otro lugar y ese caso volver de nuevo. Es interesante, si se siente conveniente en ese momento, invitar al paciente a que también se escuche; sus sensaciones, sus pensamientos, su cuerpo…es fácil que en el silencio el paciente se disperse y se deje arrastrar por pensamientos, por esto el facilitador entrenado le ayuda a volver al presente  a través del cuerpo, preguntando un “como sientes el cuerpo”, “hay algo que te ocupe la mente con suma importancia”… Si es así podemos aprovechar si el paciente está preparado para trabajar con ello, para esto utilizamos la pausa, recurso que el paciente puede utilizar también siempre que se sienta abrumado por cualquier tema del tipo que sea que le haga sentirse abrumado. En esta pausa podemos profundizar y en el caso de ser un tema emocional, poder trabajar sobre la raíz del problema, utilizando técnicas verbales. En caso de que el facilitador escuche un tirón fascial, una llamada de alguna parte del cuerpo o un movimiento incoherente del movimiento craneosacral, podemos acompañar el movimiento y al final de este sugerir una pausa. Con esto los recursos del cuerpo que están reteniendo las tensiones se potenciarán y pará lugar a una nueva reorganización o en el mejor de los casos a la liberación de la tensión.

La propia sesión se puede considerar una pausa para el paciente donde poder escucharse, parar, respirar, descansar y desde ahí poder definir una nueva ruta más saludable.

 

Yolanda Cortell Calvo. Acompañamiento terapeutico con Biodinámica Craneosacral y distintas terapias naturales.