23. ene., 2019

La presencia. Resonancia.

 

Que camino coger. Estar en el camino correcto. Haber elegido acertadamente. Hay algo que me ayuda a calmar estas ideas. Que me sirve como pista, como recurso para sentir si así está bien o quizás necesito moverme hacia un cambio. Esta pista es observar mi resonancia con lo que vivo ahora, con lo que está ocurriéndome.

Desde mi comprensión podría utilizar la palabra relación como sinónimo de resonancia. Como me relaciono yo con él, con ella, con eso o aquello, conmigo, con la vida. A menudo ocurre que en esta relación con el entorno, y aquí incluyo personas y situaciones, las sensaciones que se tienen no son fáciles emocionalmente de gestionar, al igual que las hay fácil y agradablemente sentidas. Desde mi humilde entender, la dificultad o facilidad sentida al vivenciar estas experiencias, hacen mención a qué cosas en mí estaría bien observar para poder vivir esta situación de forma más agradable, más fácil, de forma más natural. Me voy a fijar en qué hay en mí, que me hace vivir esto de forma desagradable, ya que entiendo que es algo que está en mí y no fuera de mí, no en el otro, no es la vida externa la culpable, no hay nada queriéndote fastidiar. Aquí y ahora todo está bien, incluso, eso que te molesta está ahí para que te des cuenta de qué es lo que puedes refinar en ti, para que deje de molestarte.

 

 

Aquí y ahora todo está bien. Si no es así, ¿por qué unas situaciones molestan a algunas personas y a otras no? ¿Por qué a algunas personas les afecta negativamente  y a otras no? ¿ por qué una misma situación puede hacer que una persona se hunda y a otra que se llene de fuerza y vigor para seguir hacia adelante con más razones? ¿El carácter? ¿Qué es esto del carácter? Yo entiendo el carácter como la suma de experiencias vividas que se expresan aquí y ahora dándote una forma mental, un programa, a lo que llamamos carácter, personalidad. Por lo tanto para mí estamos hablando de lo mismo, ¿Qué experiencia vivida, sea consciente por mi o no, está expresándose aquí y ahora, reaccionando como una alarma por eso que vivió, viví, y hace que yo reaccione negativamente ante esto que está ocurriendo ahora?¿Que hay fuera ahora, que resuena dentro de mí? ¿Cómo es la resonancia?

Eso que viví cuando estaba en la barriguita de mi madre, eso que viví cuando fui niña, eso que viví cuando crecí, cuando me enamoré, cuando lloré, cuando me asusté… todo eso se quedó registrado de forma consciente o inconsciente y aquí y ahora al vivir una situación similar va a traerme al momento presente las sensaciones, recuerdos y con ello, la pauta que tengo que seguir para que no me afecte en el caso de ser una experiencia negativa. Por lo tanto la sensación de lo que vivo ahora no es del todo real, está manipulada por mi memoria, por mi experiencia. Estoy resonando con eso que ocurre fuera, porque ya lo he vivido antes. Puedo resonar con una maternidad reciente de una mujer  y emocionarme porque en mi experiencia de ser madre pude emocionarme al vivirla. Puedo resonar con la emoción de mi hija cuando ve a los Reyes Magos, porque yo fui niña y pude emocionarme al verlos, como decía en el capítulo anterior, todo ocurre aquí y ahora, en el presente y esa parte de mí sigue aquí y ahora conmigo y vuelve a emocionarse.

 

 

 Al igual que las emociones positivas ocurre también con las negativas o menos agradables y aunque no siempre, pero frecuentemente son estas las que te limitan a la hora de tomar decisiones o hacer cambios en tu vida o simplemente caminar por ella.

 

He podido observar que a menudo la resonancia se hace ver en nosotros con forma de crítica al otro o a eso que ocurre. Si esto te ocurre observa, ¿esto que no toleras del otro, lo toleras de ti? Detrás de la crítica, que tipo de emoción hay? ¿Y detrás de esta emoción, hay alguna otra? ¿Qué tipo de resistencia inconsciente se está expresando en ti aquí y ahora, en forma de crítica para potenciar tus razones para alejarte de eso, para agrandarte ante eso…que miedo hay detrás a la idea de relación con él, ella, eso?¿qué ocurre, qué ocurrió?

 

 

PRESENCIA Y RESONANCIA

Para mí, el estar presente lleva implícito el concepto del darse cuenta de tu resonancia. Siendo conscientes de la presencia que utilizamos en nuestra resonancia con la vida, ante situaciones y emociones buenas o menos deseadas, podemos percatarnos del origen de nuestras conductas o reacciones, seleccionando las limitantes, las que no me dejan avanzar, las que me bloquean, para así poder sanar el conflicto desde su origen, aprovechando mi resonancia con esta situación de aquí y ahora para adentrarme en mí y sanar esa parte de mí, que fue tocada un día y de esta forma desde dentro, poder cambiar hacia fuera, hacia mi relación con la vida y poder emprender un caminar más fluido, más amable.

 

Cuando resuenas con algún tipo de situación, emoción, sentimiento negativo, miedo, tristeza, odio… cuando algo que ocurre fuera , despierta esto en ti, viviéndolo como propio, puede que sea porque resuena esa parte de ti que está traumatizada y esta puede ser una oportunidad para sanarlo. Por lo tanto la presencia en la resonancia nos hace darnos cuenta de que cosas han quedado pendientes de una comprensión de lo ocurrido, en el momento que ocurrió, registrándose como traumático. No se puede cambiar lo que ocurrió pero si nuestra forma de verlo, ese es el cambio de conciencia, el cambio del registro, que nos hará vivir esa situación de forma distinta la próxima vez y para cambiarlo el primer paso es darse cuenta de la resonancia.

He nombrado anteriormente, que la resonancia, no solo puede hacerte ver partes de ti, difíciles de mirar, sino que también puede traerte emociones agradables, de alegría, de ilusión… La resonancia es toda yo, resonando con el presente, con el aquí y ahora, y aquí y ahora en mí, también existe el silencio, la paz, la pausa, la quietud, solo que a veces hay tanto ruido, no solo fuera, sino también dentro de nosotros, que resulta difícil darse cuenta. Por lo tanto si pongo la conciencia en hacer resonar mi quietud, mi pausa, mi silencio para así poderlos sentir mejor, yo, aquí y ahora, puedo utilizar mis recursos que los hagan resurgir. Para mí, podría ser, un paseo por el mar, sentir el sol de montaña invernal en mí, una meditación, una sesión de craneosacral biodinámica…en todos estos lugares yo siento calma y así, invito a mi calma que se deje ver, para poder sentirla. Siente que te hace a ti sentir esa sensación de paz, son tus recursos para volver a tu naturaleza.

Podemos hacer un fácil experimento. Si entramos en un estado de nerviosismo elevado en una sala, dando voces, esa parte nerviosa de las personas que comparten la sala contigo, resonará y se hará ver. Si yo busco mi calma interior, la respiro y entro en la misma sala , según el nivel de conciencia que tenga yo en mi quietud, más o menos personas podrán ver su propia quietud resonando y se mostrarán tranquilas. ¿Puedes darte cuenta de con que estas resonando aquí y ahora?

  Yolanda Cortell Calvo. Acompañamiento terapeutico con Biodinámica Craneosacral y distintas terapias naturales.