31. ene., 2019

La presencia. Escucha y pausa.

 

 Parece que todo lo nombrado hasta ahora, es algo que se haya deducido de la observación o algo que se haya que trabajar para poderlo ver, y si, por supuesto cuanta más conciencia le pongamos a estos aspectos, más claro los vamos a ver. Pero lo cierto y verdad esque nos ocurre en todo momento de forma natural y también tenemos una forma natural de poderlo llevar, de poderlo solucionar, sea conciente o no.

Cuando algo traumático nos visita, en nosotros surge un instinto natural de parada. A veces cuando es un virus o bacteria la que nos acompaña, es el cuerpo el que te invita al reposo y aquí si quieres, puedes observar que con esto, no solo tu cuerpo es el que descansa en la cama, sino que probablemente hay alguna otra parte de ti que se siente aliviada con la pausa.

La pausa es la forma que tenemos para autorregularnos de forma natural, ¿qué son sino, unas vacaciones? Se dice que se vuelve con más fuerza, con más ganas, con más recursos, ¿qué ha ocurrido?que hemos parado y durante la pausa surge el espacio, el tiempo, la escucha hacia ti mismo.

 

Cuando vivimos meses muy intensos ya sea física, mental o emocionalmente, ya que una de las formas va a afectar automáticamente a las otras dos, y podemos sentir que estamos fuera de nosotros, que es una inercia rápida y no transitada por nosotros la que nos mueve, sentimos que algo no va bien, se puede sentir un colapso dentro de ti, un peligro de apagón del sistema, nuestro humor se torna gris, nos semejamos más a una máquina automatizada, que a un ser vivo que vive, puede ser que nos estemos dejando llevar por todo eso y algo se detona; el cuerpo, o la mente o nuestras emociones y aquí es cuando hacemos una parada forzosa. No existe otra forma, paramos si o si. De esta forma nuestro cuerpo(y aquí incluyo también las demas partes mente, emocion…)si le dejamos, puede él solo autorregularse hacia la salud. Las terapias naturales en general, favorecen la autorregulación del cuerpo, potenciando sus recursos, sin callar los sintómas ya que es una forma que tiene el cuerpo de contarnos que le ocurre y como poder ayudarlo. Aquí de forma natural, si tu quieres puede activarse una escucha activa hacia ti mismo.

                                        

Como por ejemplo, “cuantas vueltas a la cabeza le he dado esta semana a tal tema, que me ha provocado esta jaqueca”o “que hay en mi, que hace que cuando mi compañero de trabajo este cerca, pierda los papeles hasta tal punto, que he tenido una crisis de ansiedad que me ha hecho quedarme en casa”o “cuanto tiempo llevo sientiendo esta emoción de tristeza,cuando hago tal cosa, que me ha llevado a sentirla continuamente impidiéndome levantarme de la cama ahora”o “cuanto de más he machacado mi cuerpo para que ahora vaya en muletas”… Como vemos la pausa forzada nos puede llevar además de hacia una autorregulamiento natural, a una oportunidad , si tu quieres aprovecharla, para la escucha de lo sucedido, de mi, de como he decicidido hacer las cosas para estar así ahora.

PRESENCIA ESCUCHA Y PAUSA

Pero hay otra forma de pausar y de escuha, que puede resultar un poco más eficiente acelerando el proceso de conocimineto sobre nosotros y nuestras inercias poco saludables.

Siendo presentes en la resonancia con el entorno, puedo escucharme y pausarme para autorregularme.

 

 

Por ejemplo, puedo observar que hay algo en el temario de la clase de hoy, del curso que estoy llevando acabo,  que hace que no esté deacuerdo con ciertos argumentos, hechos, opiniones… y esto lo puedo vivir desde una apertura a lo nuevo con mi poder de elegir si lo quiero guardar en mi mente o por el contrario agradecerle y despedirme de ese argumento para dejarlo marchar en paz, o por el contrario vivirlo como una resistencia,con crítica, con ansiedad , indiferencia y enfado, frustración. ¿Cuál es la difernecia entre ambas reacciones? De nuevo la conciencia de mi misma. Puedo dejarme arrastrar por todo eso que siento, lo cual desencadenará algún síntoma en mí si lo vuelvo a sentir muy a menudo, o puedo escucharlo, darme cuenta y pausarme para observar mejor. Este pausarme puede ser desde me aislo en mi un minuto en la clase, me salgo y respiro aire puro, me voy a casa, dejo el curso por unos dias, semanas, meses... lo que necesite para darme cuenta de que es lo que está ocurriendo fuera que hace que yo esté viviendo esto de esta forma. Indaga, observa, siente. Puede ser el tono de voz del maestro que te conecte con aquello que viviste y no te gustó, puede ser el tema que esté relacionado con algo que recuerdas y no quieres recordar, pero date cuenta que si logras mirlo, escuharlo puedes deirle; sí me acuerdo de ti y aquí puedes quedarte con esa parte tuya que lo vivió, solo aquí escuchándola, lo que quieras profundizar en tu mirada hacia eso depende de como te sientas de fuerte para adentrarte o quizás por hoy esta bien con solo mirar. Escuchate y decide como debe ser tu pausa de amplia, para ser suficiente para llenarte, para poder mirar, y así poder volver de nuevo si esa es tu decisión, al detonante de esa parte de ti, que dormía y ahora ha sido vista. Alomejor ahora puedes escuchar a tu maestro hablar de esa temática, desde otra mirada, desde la conciencia de ti mismo incluso en ese momento siendo observador de ti, de como estas reaccionando ahora, de escuharte de nuevo mientras lo escuchas a él, despues de haberte tomado la pausa.

La escucha y las pausas pueden convertirse en algo rutinario en tu día a día si te apetece.

Sea algo que en el presente puedas solucionar o no, la escucha de como estas, de como esto o lo otro te está afectando y pausarte para chequearte, para tomar unas respiraciones , para mirar por la ventana hacia la naturaleza va a ayudarte a la autorregulación siempre enfocada hacia la salud.

Podría decirse que la parada forma parte del plan de salud inherente en nuestro cuerpo, en nosotros, es así como lo consigue, porque la pausa forma parte de la naturaleza y nosotros somos naturaleza…observalá, observa el árbol del parque de enfrente de tu casa, observa a tu mascota, observa el viento… encontrarás movimientos seguidos de pausas, para continuar con otros movimientos distintos. Algo se reorganiza en la pausa se llena de reursos para hacerse más fuerte y así poder mediar con lo que sea… una enfermedad, un trauma emocional, físico… y si tu eres capaz de escuchar este proceso interno en ti, si eres capaz de poner tu atención en eso, vas a potenciar tu proceso de sanación.

Yolanda Cortell Calvo. Acompañamiento terapeutico con Biodinámica Craneosacral y distintas terapias naturales.